728 x 90

En la Farmacia Font de Vida de Benissa encontramos la solución a las picaduras de insectos y cómo prevenirlos

En la Farmacia Font de Vida de Benissa encontramos la solución a las picaduras de insectos y cómo prevenirlos

Andrés Femenía Font da respuesta a todas nuestras preguntas

Estamos ansiosos de que finalice el verano, única y exclusivamente, para decirle adiós a las odiosas picaduras de esta época del año que llegan a convertirse en nuestra peor pesadilla. Por eso, antes de que finalice agosto, hemos querido hablar con el farmacéutico benissero Andrés Femenía Font de la Farmacia Font de Vida para que responda a todas las preguntas que nos hacemos año tras año. Así que atentos a sus respuestas y guardaros este reportaje que se puede convertir en la mejor arma contra todos los insectos para los próximos veranos.

Con el buen tiempo, y más en esta estación estival, tenemos ganas de salir y disfrutar en el exterior. Pero también hay una mayor proliferación de insectos que acaban ocasionando muchas picaduras, siendo las más frecuentes las de los insectos chupadores (que se alimentan de la sangre de sus víctimas) entre las que podemos destacar las de los mosquitos, que son las más habituales, y las de otros insectos menos comunes como tábanos, chinches, ácaros, pulgas y garrapatas.

También existen otros insectos llamados picadores que pican para defenderse o por instinto y no para alimentarse. Los más comunes en nuestra área son abejas, abejorros, avispas y arañas.

picaduras

Andrés, ¿Qué consecuencias podemos tener por estas picaduras?

Bueno, las consecuencias más habituales en las personas de cualquier picadura son de tipo local y corresponden a una inflamación, enrojecimiento y picor intenso en la zona de la picadura, pero hay personas que pueden ser más sensibles a la picadura y en ellas se desarrolla una respuesta localizada más intensa con una mayor hinchazón, un enrojecimiento que se extiende más alrededor de la picadura, picor intenso y duradero y un aumento de la temperatura de la zona afectada.

Si la persona es alérgica al veneno o a la picadura se produce una reacción más intensa aún que, además de los síntomas locales intensos descritos antes, conlleva una afectación sistémica y la aparición de síntomas variados tales como urticaria (ronchas) por todo el cuerpo, picazón, edema de párpados, de labios, angioedema, etc. llegando en los casos más graves hasta mareos, dificultad respiratoria, hipotensión y finalmente un shock anafiláctico que puede ser fatal para el paciente si no se toman las medidas adecuadas a tiempo. Las personas alérgicas deberían tener siempre a mano bolígrafos de adrenalina para poder resistir este tipo de reacciones alérgicas graves en caso de ser picados y que les permitan llegar con garantías a un centro sanitario donde recibir los cuidados necesarios.

Existen también reacciones de tipo tóxico cuando la persona sufre un número grande de picaduras y es inoculada de una cantidad grande de veneno. Esta situación tiene consecuencias graves para el paciente, pudiendo ser incluso fatales si no se recibe la atención médica necesaria.

picaduras

 ¿Qué podemos hacer ante una picadura?

Dependiendo del tipo de picadura que suframos el tratamiento más indicado puede ser uno u otro, pero como recomendación general y para picaduras de insectos (que son las más habituales), debemos apartarnos, en primer lugar, de la zona de riesgo para evitar sufrir más picaduras.

Tan pronto como sea posible aplicar sobre la picadura un stick o roll-on que contenga amoniaco en su composición, que actúa modificando el pH y de esta forma neutraliza la toxina introducida por el insecto. En este punto, mi recomendación es reaplicar este producto tantas veces como sea necesario durante los primeros minutos tras la picadura. En caso de no disponer de este tipo de producto podemos aplicar amoniaco de limpieza.

Normalmente, si no somos especialmente alérgicos a la picadura que hemos sufrido, tras aplicar este roll-on post-picadura observaremos cómo la hinchazón, el enrojecimiento de la zona y el picor disminuyen hasta desaparecer en los minutos siguientes. En caso de que seamos alérgicos (en mayor o menor grado) o de que hayamos sufrido la picadura en alguna zona más sensible o vulnerable o que hayamos sufrido muchas picaduras al mismo tiempo podemos necesitar un tratamiento farmacológico adicional que puede ir desde un gel o crema con activos antihistamínicos o corticoides hasta medicamentos antihistamínicos sistémicos en los casos de mayor importancia.

Y ¿Cuándo debemos acudir al médico?

En caso de que el tratamiento con el roll-on y/o un gel o crema antihistamínico de nuestro botiquín no controle bien los síntomas y tengamos una mayor hinchazón, un enrojecimiento que se extiende más alrededor de la picadura, picor intenso y duradero y un aumento de la temperatura de la zona afectada, debemos acudir al médico para que valore si necesitamos medicamentos antihistamínicos o corticoides para controlar la situación.

Por otra parte, en el caso de personas alérgicas o muy alérgicas, o de personas que sufran síntomas de afectación sistémica (urticaria, picazón, edema de párpados, de labios, angioedema, mareos, dificultad respiratoria, hipotensión o shock anafiláctico) o de toxicidad, debemos buscar atención médica urgentemente. Si la persona es alérgica y dispone de un bolígrafo de adrenalina debemos inyectarlo lo antes posible mientras recibe atención médica de urgencia.

picaduras

Picaduras… ¿Las podemos evitar?

¡Claro! Podemos evitarlas en gran medida siguiendo unos consejos básicos:

  1. Mejor evita las áreas donde los insectos acuden o tienen sus nidos. Por ejemplo, cubos de basura, balsas con agua, comidas y dulces sin tapar y jardines en flor. Asimismo, hay que procurar no molestar a los insectos.
  2. Es preferible que no salgas, en la medida de lo posible, entre el anochecer y el amanecer, ya que es el momento en el que los mosquitos pican habitualmente.
  3. No utilices colonias que desprendan olores dulces ni jabones con perfumes o aerosoles para el pelo, ya que atraen a los insectos. La sudoración y los olores fuertes, como el de los pies, invitan a los mosquitos a picar.
  4. Es conveniente usar ropa que cubra la piel, como manga larga, pantalones largos y calcetines, así como evitar los colores oscuros y brillantes, que atraen a los mosquitos. 
  5. Si tienes la ventana de la habitación abierta, procura dejar la luz apagada, ya que los mosquitos acuden a ella.
  6. Emplea mosquiteras, ya que constituyen una barrera física de alta eficacia contra los insectos que atacan por la noche. 

Como no siempre podemos seguir todos estos consejos, y para tener una mayor seguridad, mi consejo es hacer un uso adecuado de los repelentes. Consulta a tu farmacéutico sobre qué tipo de repelente se ajusta mejor a tus necesidades y utilízalo respetando las recomendaciones sobre el modo de aplicación y la frecuencia de empleo.

Hablando de repelentes ¿Qué tipo encontramos en las farmacias y cuáles son más recomendables?

 Los principios activos más conocidos y utilizados como repelentes son:

1.- El DEET (N,N-Dietil-meta-toluamida) es un repelente ampliamente utilizado en la población mundial. Es el más recomendado por la OMS a nivel general y eficaz para la mayoría de los insectos/artrópodos y para prevenir la transmisión de enfermedades transmitidas por picaduras de insectos.

2.- La Icaridina es otro repelente de insectos de amplio uso y eficaz también para repeler muchos tipos de insectos/artrópodos.

3.- Otros repelentes de uso tópico de eficacia probada, aunque con un menor conocimiento científico sobre ellos son aquellos a base de IR-3535, piretrina, citrodiol y citronela. Son repelentes que pueden aconsejarse también, siempre siguiendo las instrucciones del fabricante, pero los datos disponibles en cuanto a eficacia y seguridad son menores.

picaduras

¿Qué requisitos debe cumplir un buen repelente?

Un buen repelente debe ofrecernos una eficacia alta frente a picaduras, así como una seguridad adecuada para la persona que lo utiliza.

Y ¿Cómo se deben utilizar?

Antes de utilizar un repelente de insectos, lo primero que hay que hacer, es leer y seguir las instrucciones y recomendaciones que vienen en la etiqueta del producto. Como recomendaciones generales podemos citar las siguientes:

Aplicar el producto con moderación a la distancia recomendada de la piel en las zonas expuestas, repartir el producto uniformemente sobre la piel evitando el contacto con ojos, mucosas o zonas sensibles o dañadas de la piel y heridas. Para aplicar el producto en la cara primero pulverizar sobre la mano y aplicar con precaución.

Cuando se utilicen además cremas fotoprotectoras, aplicar primero el protector solar y esperar un mínimo de 30 minutos para aplicar el repelente.

Después de la aplicación lavar cuidadosamente con agua y jabón las manos y una vez no sea necesario el repelente lavar también las zonas tratadas para eliminar los restos del producto.

Debemos evitar la ingestión o inhalación del repelente, especialmente en niños.

Nos comentas que debemos evitar la ingestión o inhalación especialmente en niños ¿Se pueden aplicar repelentes a nuestros pequeños?

Cada tipo de repelente tiene unas instrucciones concretas de seguridad. Los que contienen DEET no se recomiendan a menores de 2 años. Los que contienen Icaridina e IR3535 no se recomiendan en menores de 1 año. Los de citrodiol no se recomiendan en menores de 3 años.

Para los bebés, el mejor tratamiento es utilizar barreras físicas como mosquiteras que protejan su carro y cuna. También podemos usar repelentes de muy baja toxicidad como la citronela (aunque su eficacia también es reducida). Existen unos parches de citronela que se pueden adherir a la ropa, carro y cuna del bebé evitando así el contacto directo con su piel pero aumentando su nivel de protección.

Para nuestras próximas vacaciones y al preparar nuestras maletas, a la hora de salir de viaje ¿debemos dejar un hueco para el repelente?

¡Por supuesto! Siempre es recomendable llevar con nosotros un buen repelente que nos proteja de las picaduras y además también es muy recomendable tener a mano un roll-on post-picadura y un gel antihistamínico por si tenemos la mala suerte de sufrir alguna picadura.

picaduras

Si hablamos de picaduras, muchos de nosotros hemos sido víctimas de otras picaduras y esta vez en nuestras playas. Háblanos de ellas.

Así es, en verano nos apetece disfrutar de nuestro mar y nuestras playas. Allí podemos sufrir picaduras de animales tales como medusas y peces araña. 

Las más frecuentes son las picaduras de medusas que se caracterizan por provocar dolor, picor intenso, enrojecimiento e inflamación de la zona afectada y también eritema y habones en la mayoría de los casos. En casos graves, su veneno puede conducir a una sensación de opresión torácica, calambres musculares e incluso dificultad respiratoria.

Las medusas nos suelen picar cuando entramos en contacto con sus tentáculos de manera accidental, cuando sus células urticantes nos inoculan su veneno. Por supuesto la mejor manera de evitar su picadura es evitar el contacto con la medusa, aunque a veces el contacto se produce de manera fortuita por el oleaje y otras veces no vemos bien los tentáculos de las mismas por ser algunos casi transparentes y muy finos.

El pez araña o escorpión posee un veneno que provoca síntomas de inflamación, vómitos, dolor, fiebre y, en los casos más graves, insuficiencia respiratoria. Es un pez que se oculta enterrado en los fondos arenosos y solemos sufrir su picadura cuando lo pisamos accidentalmente, por lo que llevar sandalias que nos protejan el pie es una buena medida para evitar su picadura.

¿Qué hacer en caso de que se produzca una picadura?

En caso de sufrir la picadura de una medusa debemos acudir al socorrista si es posible para que nos haga las curas de primeros auxilios. En caso de no tener acceso a ello, debemos seguir los siguientes pasos: 

  1. No frotar la zona afectada.
  2. Eliminar los restos de tentáculos con unas pinzas o a presión con agua salada o suero fisiológico. Nunca aplicar agua dulce ni eliminar los restos de tentáculos con las manos.
  3. Aplicar frío usando un trapo o bolsa para que el hielo no toque directamente la piel, hasta lograr calmar el prurito y disminuir la inflamación.

En los casos más graves, debemos acudir al médico para que valore si deben administrarse antihistamínicos y corticoides. Se recomienda hacer un seguimiento de la evolución de la picadura de medusa a las 24 horas, ya que las heridas provocadas por los tentáculos se pueden infectar, en cuyo caso debemos buscar atención médica. 

En caso de pisar un pez araña se recomienda aplicar amoniaco y sumergir la zona en agua caliente (45ºC), ya que el veneno es termolábil. También, después de las primeras curas, es recomendable recibir atención médica para valorar el tratamiento farmacológico más adecuado.

picaduras
Gracias Andrés por atendernos y resolvernos todas las dudas en este reportaje que vamos a guardar, como decíamos al principio, para echarle mano cada vez que llegue el verano y queramos combatir contra esos insectos para los que nos convertimos, cada verano, en carne de cañón.

Raúl Martínez
ADMINISTRATOR
PROFILE

Otras publicaciones

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

elmercat
portal-de-la-marina
elbrufol
BIMAU
centro-comercial-ondara
centro-comercial-portal-de-la-marina
suma
ESTE VERANO TE TOCAMOS
teuladamoraira
bodega-xalo
banner-martinez
ondara
jesus-garcia-podoleg
ENRIQUE IVARS GARCÍA-2
LA-NANA_audiovisuals_logotipo
german