728 x 90

Conoce los caminos que sirvieron de refugio para los bandoleros

Conoce los caminos que sirvieron de refugio para los bandoleros

La ruta, de casi tres horas y cinco kilómetros, comienza en la Vall del Pop

Pasear entre bancales de piedra en seco adentrándose entre los cultivos tradicionales de la zona formados por olivos, almendros, vides y algarrobos. Un placentero camino que recorrer con el que conocer las localidades de Xaló, Alcalalí, Parcent y Tàrbena.

En esta ruta senderista del interior de la comarca de la Marina Alta se puede disfrutar de los contrastes de gran parte de los municipios de la Vall de Pop y la Vall de Tàrbena.

Foto decida por Tourist Info Vall de Pop

Foto decida por Tourist Info Vall de Pop

Una mezcla de colores en los que predomina el rojo de sus tierras, el verde de sus cultivos y el azul del cielo y mar que en el último tramo se unen en el horizonte y que hacen retroceder al senderista, a través de los siglos para descubrir los lugares que se convirtieron en el refugio perfecto de bandoleros.

El recorrido, que tiene una duración estimada de casi tres horas, cinco kilómetros y una dificultad mínima, empieza en la Tourist Info de la Vall del Pop situada en el paseo de la Alameda de Xaló. Lugar que, por cierto, tiene un cómodo parking para dejar el coche.

Foto decida por Tourist Info Vall de Pop

Foto decida por Tourist Info Vall de Pop

Al iniciar la ruta hay que cruzar la calle en dirección al camino Passula, una vía rural pero asfaltada, que al poco de tomarla, se llega a un antiguo pozo rehabilitado, el conocido como Pou de les Passules, que toma su nombre de la pasa tan característica de la zona.

Sin desviarse del camino principal se deja atrás el camí de Cervera y el de Mento. En este primer tramo se atraviesa una zona tradicionalmente agrícola donde contemplar los tradicionales márgenes de piedra en seco que protagonizan el paisaje.

Cuando se lleva una hora de recorrido los márgenes quedan en segundo plano al dejar el camino de tierra a la derecha, tras una pequeña pinada, y encontrar un impresionante bancal de olivos centenarios. Cabe destacar que el aceite es también uno de los productos que tradicionalmente se ha elaborado en la zona.

Siguiendo las indicaciones, y tras recorrer casi unos tres kilómetros, se toma un camino de tierra. Justo allí el excursionista se encontrará a mitad de recorrido y tendrá que iniciar la ascensión mientras se comprueba el cambio de paisaje.

Foto decida por Tourist Info Vall de Pop

Foto decida por Tourist Info Vall de Pop

Los cultivos dejan paso a la vegetación autóctona mediterránea al tiempo que invade los sentidos el aroma a tomillo, romero o brezo que se convertirán en los compañeros de viaje de este último tramo que discurre paralelo a un pequeño barranco conocido como les Barranqueres. Una zona ideal para reponer un poco de fuerzas antes de finalizar el viaje.

Tras un pequeño descanso llega el momento de retomar el camino que tras algo más de un kilómetro llega a una bifurcación, a la izquierda discurre el camino antiguo hacia Tàrbena, pero para completar la ruta hay que continuar por la derecha confluyendo con la PR 158 El Carrascal de Parcent. Siguiendo con el sentido ascendente se llegará al destino: el Mirador del Coll de Rates.

Llegados a este punto es el momento de sacar la cámara de fotos y tomar las mejores instantáneas ya que la panorámica es impresionante y más aún los días de buena visibilidad. Justo allí se encuentra una maqueta a la que merece la pena dedicar unos minutos para situarse e identificar las poblaciones y sierras cercanas. Una imagen que recordar contemplando el bello paisaje.

Aunque esta ruta es lineal también hay otras circulares con un mismo destino como es la de Alcalalí-Coll de Rates. Este recorrido tiene una duración de tres horas y media y una distancia de más de 10 kilómetros y medio, con una dificultad media-baja.

Foto decida por Tourist Info Vall de Pop

Foto decida por Tourist Info Vall de Pop

La ruta empieza en la plaza del Ayuntamiento tomando la calle Ravalet, nombre que recibe por los moriscos ya que en su día correspondía a las afueras del pueblo. Al final de la calle se tomará el camino de la derecha en dirección al río Xaló.

A pocos metros hay que desviarse a la izquierda y cruzar el río pasando por una gran balsa. Si las aguas lo permiten, se puede cruzar el lecho para tomar una alternativa saliendo a la derecha por la carretera CV-720.

Siguiendo una pista asfaltada y adentrándose entre los naranjos, almendros, vides y olivos se llega a un cruce que conduce a la Ermita de Sant Joan Mosquera. Justo allí se toma el camino de la izquierda hasta llegar a un cruce que hará tomar la senda de la derecha y continuar por la vía principal. Un algarrobo sostenido por un pilar de piedra indica al senderista que el camino es el correcto.

Después, dejando una pista de tierra a la derecha, se continúa recto hasta llegar al inicio del camí de Tàrbena indicado en una señal vertical (SL CV 119). Desde allí hay que seguir por esta antigua vía de comunicación entre ambos municipios e iniciar el ascenso. Tras 1,5 km se alcanza la cima que conduce al mirador de Coll de Rates.

Este es el punto más impresionante de la ruta que, tras detenerse observando la maqueta, hay que deshacer el camino para iniciar el descenso por el PR CV 158 pero ahora dirección a Parcent. Un camino que se convierte en una curiosa senda con escalones de piedra que antiguamente facilitaban el tránsito entre pueblos a pie, en burro o en mula

Caminando por el Camí de les Revoltes o Camí de la Pansa, se puede disfrutar de vistas sobre Parcent con los aromas del matorral mediterráneo y, si se está atento, se pueden encontrar rastros de algún jabalí. Un recorrido que les hará llegar hasta el Camí dels Pous pasando por los pozos que dan nombre a dicho vial. Un buen sitio para descansar a la sombra de los algarrobos.

Foto decida por Tourist Info Vall de Pop

Foto decida por Tourist Info Vall de Pop

De nuevo el camino conduce a la carretera donde tomar dirección a Alcalalí por la derecha hasta llegar al Camí dels Molins para continuar por el camino sin desviarse. Los almendros y naranjos les guiarán hasta llegar a la Ermita de Sant Joan de Mosquera, que formaba parte de una antigua alquería morisca. Se dice que alrededor del año 1600 cada 24 de junio, día de su festividad, era una de las más concurridas de la comarca.

Desde allí hay que retomar el camino inicial de la ruta para volver a Alcalalí.

Raúl Martínez
Raúl Martínez
ADMINISTRATOR
Biografía

Otras publicaciones

Deja tu comentario

Su email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios.

Cancel reply
visioptica-banner
Banner-Ginestar
octoberfest
banner_fira18_510x539
START-UP
BODEGAS-XALÓ
banner-martinez
grupomarti-banneraxa
banner_mirall_vetclinics
banner-marinalia
German-entrenador-personal
LA-NANA_audiovisuals_logotipo
enrique-ivars-banner